Regreso a mi tierra natal

Por Noel Parra

Hace dos años regresé a mi tierra natal. La encontré por un lado ingenua y desalmada, como un régimen fascista municipal; aunque otras veces es histérica y tierna.

Por otro lado, conocí zonas que no estaban, en el contorno o en los bordes. Ahí viven de otra manera, escasean cuestiones básicas, y se desea el momento en que migren enojados hacia el centro de la localidad. También percibí irritabilidad en el aire, no sé si es porque no hay estacionamiento, o porque la destrucción de Santa Rosa es una cuestión de tiempo: mientras los edificios suben, la ciudad se hunde.

Es la primera vez que escribo desde que estoy acá, y nunca antes lo había hecho en una revista. Lo estoy haciendo porque hace unos días me encontré con unas personas en un bar, y sin que yo pregunte me empezaron a hablar. Ese día, recuerdo, pasé de tarde por la calle Ameghino y una hilera de autos pro-vida tocaban bocina. En respuesta, un chico de cuerpo ligeramente desproporcionado con su cabeza, con poco pelo pero con barba talibana, salió de una casa y desde el abismo de la vereda esgrimió un pañuelo verde. Lo levantó bien arriba, como un presentador de round de boxeo lo hizo girar con firmeza para un lado y para el otro, con cara comprimida. Mientras, tres muchachas lo observaban desde la misma casa. A pesar del esfuerzo, los pro-vida no lo vieron. Esto me conmovió. Entonces le hice una mueca simpática para que reconozca que estoy a favor, y me devolvió con otra mueca más disimulada. Luego, siguió con su combate, sin saber que la balanza se iba a torcer para el otro lado.

Cuando me los encontré en el bar, uno rompió el hielo preguntándome por mi vida privada. Me resultó atrevido. Debo admitir que no tenía ganas de hablar. Finalizamos intercambiando opiniones sobre mi persona sin que me dé cuenta, sin que ellos me conozcan, y por último me propusieron que participe en una revista digital. Acepté, pero les comenté que solo voy a publicar escritos de un diario que utilizo para contar lo que me sucede en la cotideaneidad, y lo que ocurre alrededor mío. Sé que en un primer momento puede sonar narcisista, pero sinceramente desconozco otra manera de narrar si no es hablando desde mi subjetividad, y al mismo tiempo desconociéndome por completo. Puedo hablar de otros desde mi perspectiva, pero jamás puedo hablar directamente de mí.

Ellos aceptaron y parecían contentos, por lo que pregunté si pagaban por cada una de las “notas” o si el depósito lo hacían cada mes. Se rieron prolongadamente y comprendí que el cartucho del curro lo había gastado. Pregunté de inmediato por qué habían elegido un nombre tan particular para su sitio: “pamparevista”. Imaginé que habían dos opciones: la simple y la compleja, es decir, la que había sido producto de la vagancia, o la que había derivado de arduas y sesudas reflexiones.

Uno se decidió por contestarme desde esta última opción, me dijo que era para resignificar, a partir de una palabra sencilla y concreta que todos conocemos, el concepto de lo pampeano, la pampeanidad, el caldén y esas cosas. Después, otro me dijo que en realidad, hace mucho habían hecho una página wix, y para no postergar más la iniciativa eligieron el primer nombre que se les vino a la cabeza. Cuando crearon esta nueva página, se agarraron del concepto anteriormente expuesto para aparentar profundidad, y largaron la revista. La sinceridad de esta última frase me hizo, definitivamente, publicar este breve texto.

Por último, los saludé y me fui. Mañana tengo que trabajar temprano. A la tarde empecé en otro lugar, y aunque sé que para muchos es un privilegio en estos tiempos, ya me siento hastiado.

Un comentario en “Regreso a mi tierra natal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s