El maldito ídolo

Por Joven Católico 2.0

Esta columna no pretende arremeter contra el “caminante” Kuky porque el señor casi provoca la muerte mía y de mi viejo, cuando, en un viaje volviendo del sur, se tuvo que realizar una maniobra casi suicida para esquivar a un tipo de corbata que iba boludeando por el medio de la ruta. Esta columna no se manifestará en contra de este hombre porque, después de una subida, cuando mi padre y yo estábamos viajando en un auto, de pronto apareció una persona con un carro a sus espaldas pelotudeando y agitando los brazos, casi por el medio de la ruta, mientras del otro carril venia un camión y una moto. Esta columna no estará en contra de Kuky porque culpa de él mi padre tuvo que pegar un volantazo al mismo tiempo que el camión lo hizo, para esquivarlo, y luego volver a pegar otro volantazo para no morder la banquina y volcar y matarnos. Y te encargo el julepe. No, ese no es el motivo. La razón surge de la siguiente pregunta: ¿qué clase de ídolo es Kuky?

kuky ruta

Kuky boludeando en la ruta

Ahora nuestro ídolo es un tipo que se saca selfies, y que abandona a su familia, esposa, hijos, nietos y empieza a caminar con un carro a sus espaldas. Ídolo por ejemplo era Forrest Gump que, hastiado de su vida, cansado de recibir diversos reveces, ya sin importarle absolutamente nada, sin tener nada que perder, emprendió un viaje; y corriendo. Nunca le dio un gramo de pelota a la gente que lo siguió, no le importaba figurar ni ser querido. Lo enaltecieron hasta que Forrest decidió dejar de correr “porque sí, porque estoy cansado”, provocando un vacío existencial en el resto de la población al mostrarles lo patético que eran por entusiasmarse con semejante boludez. O el propio Rimbaud, que más allá de ser uno de los poetas más importantes de la historia de las letras, nadie le reconoció las dos décadas que vagabundeó por el mundo. A los 20 años, siendo un genio consolidado, abandonó la escritura, y se fue, renegado, a caminar por el planeta. Trabajó en algunas fábricas, donde daba órdenes a esclavos, vagó por África, y no se supo mucho más de él, a pesar de módicas cartas que enviaba a su familia. Regresó 20 años después, solo y pobre, con un cáncer en la rodilla que finalmente lo mató. Esos son ídolos.

kukuy labur

A veces Kuky se cansa y hace laburar a otros

Qué capo Tincho le dicen al Kuky cada vez que lo cruzan, y el hombre se instala en sus casas y se come hasta el último cachito de grasa de cualquier costillar, y luego arranca. Uno, sin embargo, se pregunta “ah, pero debe haber un trasfondo, seguro lo está haciendo para visibilizar una problemática o para recaudar fondos para un centro donde curen niñitos con cáncer”. Entonces se le pregunta, “Tincho, qué buscas con todo esto”, y el gran hombre responde “llegar a Alaska”. “Ahh y entonces…”, y el tipo: “nada, llegar a Alaska y escribir un libro”. O sea, no solamente esta caminata no tiene como fin la creación de un centro para curar a niños con cáncer, sino el motivo último es lucrar con el mercado editorial de libros. ¿Y qué está haciendo mientras tanto, en cada pueblo que arriba? Sumar amigos en Facebook (su cuenta incrementa de amigos cada día, tiene un promedio de aproximadamente 100 selfies con diversas personas por día). ¿Y qué son los amigos de Facebook? Futuros compradores de su libro. ¿Y cómo subsiste mientras tanto? A costa de todas las viandas que sus futuros compradores, es decir la gente que lo hará rico, en cada pueblo le prepara. Capo Kuky, un currador profesional. No cualquiera. No cualquiera se propone en 1 año o 2 escribir un libro, volverse rico, mientras tanto no laburar, parasitar a personas que llegan con lo justo a fin de mes, y encima conocer lugares, turistear. Y todo esto, manteniendo una alta imagen positiva, siendo un ídolo.

kuky morfando

Kuky satisfecho después de haberse pegado una panzada

Kuky retrato en medios: http://www.laarena.com.ar/la_pampa-kuky-de-ushuaia-a-alaska-caminado-1195379-163.html / http://www.laarena.com.ar/la_pampa-kuky-abandono-la-pampa-y-camina-hacia-un-nuevo-destino-1199868-163.html

Kuky Facebook: Martín E. Echegaray Davies

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s