La fantasía de los depravados

Por Joven Católico

“El deseo, ¿en qué va a consistir? El deseo es activo, negativo, destructor, aniquilador del otro en su otredad, en su alteridad. El deseo busca sometimiento, busca destruir esa alteridad.” Carlos Correas. El deseo en Hegel y Sartre.

Existe una relación directa entre la frase “el primer tiro al aire, el segundo a la cabina” y las obscenas tetas del ministro al viento, en pleno atardecer. Freud descubrió que el vínculo entre la muerte (o la agresividad) y el sexo (o la sexualidad) es íntimo. Primero, afirmó que hay dos pulsiones en todo ser humano que son contrarias pero a la vez inseparablemente unidas, la pulsión de vida y la pulsión de muerte. La primera corresponde al orden de la sexualidad y la autoconservación, y la segunda al de la destrucción y la violencia. Unos años después, sostuvo que la sexualidad implica el desborde en todos los ámbitos de la vida, y es ahí cuando realizó el mismo desarrollo en relación a la muerte. Es decir, al no tener un objeto fijo y predeterminado, la sexualidad tiene múltiples variaciones, que se caracterizan como perversiones producto de la misma al servicio de la muerte como pulsión. Este video, vacacionando en Cuba por su luna de miel, con el goce exuberante, el pecho desnudo, siendo filmado por una mujer que lo alienta a sacudir el amorfo cuerpo al compás de una música caribeña que dice “Sarandonga”, él envalentonado con la fantasía de ser filmado, desinhibido con un trago en la mano; muestra la condición que faltaba para describir el engranaje de su enroscada psicología: el sexo, la violencia y la muerte; el goce, las tetas y perversidad.

El vínculo entre el sexo y la violencia ha sido enormemente mostrado a lo largo de los años en el cine, la literatura y la música. La Naranja Mecánica, de Stanley Kubrik, es un claro ejemplo de esto, cuando el protagonista junto a sus compañeros entran a la casa de un matrimonio y, embriagados de goce, golpean al marido y violan a la mujer. En Bojak Horserman se puede ver a Sextina Aquafina calentándose cuando mata al feto. También, la ciencia ha demostrado el nexo entre estos dos comportamientos, a través de una red neuronal que se localiza en la zona del hipotálamo: las mimas neuronas que se activan durante un ataque agresivo, se inhiben durante la relación sexual.

Pero no nos vayamos  tan rápido del eje central de esta nota: el delicioso video. Observen los elementos y los conceptos principales que envuelven esta pieza maestra, y luego intentaremos desentrañarlos para revelar sus significados. El agua. La canción. Sarandonga. El ritmo. El atardecer. El hombre o el monstruo. Los senos. La luna de miel. La fantasía. El otro. El trago. El objeto de deseo. La performance.

Performance

Para ambientar la filmación, de fondo se escucha “Sarandonga”, tema compuesto por Lorenzo Hierrezuelo y Compay Segundo del dúo Los Compadres. Más tarde, Compay Segundo como solista lo interpreta de manera formidable. Y, por último, es la española Lola Flores, con sus particularidades, quien realiza su propia versión del tema. No se encuentran videos en vivo del dúo Los Compadres tocando Sarandonga, pero hay una grabación, previa a la canción, de los dos músicos con un locutor bromeando sobre la paternidad de sus hijos y aclarando que no están juntos sino cada uno tiene una mujer. Compay Segundo realiza una actuación artística cuyos protagonistas son una negra joven y voluptuosa y un viejito casi decrépito pero talentoso, que juntos ejecutan pasos estrambóticos en donde la negra tiene el control absoluto del baile. Por último, el video clip de Lola Flores es más bizarro. Empieza con un hombre exagerado que exclama “Lola Lolita Lola ha dezaparezido, ¡ha dezaparezidoo!”, sigue con hombres y mujeres de diferentes colores, meneando, manoseandose, apoyándose, y finaliza con el mismo tipo del comienzo preguntándose “qué vamos a hazer”. Nuestro video, el del ministro, dura 32 segundos, empieza con el tema por la mitad y son, aparentemente, las siete y media de la tarde. Se escucha al comienzo un “vamos” de su flamante esposa Sandra, en el momento en que el ministro se lleva un trago a la boca, por lo que se arrepiente y decide no hidratarse para concentrarse plenamente en su performance. Con su brazo derecho flexionado, sarandonga, el trago a la misma altura de sus pechos, sarandonga, su mano izquierda apoyada suavemente sobre su cintura, sarandonga, el agua que rebalsa pero no como una correntada sino como un dulce ir y venir libidinoso que roza sus pies, sarandonga, mientras sopapea el agua, sarandonga, en pleno atardecer y subido solo a una tarima cuando la totalidad de la gente permanecía mansa en sus reposeras, sarandonga, se puede decir que el ministro concretó una performance digna de un ritual satánico.

Sarandonga

¿Pero qué significa esta lujuriosa palabra? No hay mucha información al respecto. Según Internet, algunos dicen que es una comida (arroz con bacalao), otros señalan que es una semilla, también que se utiliza para cuando una persona tiene apuro, pero lo más atinado parece ser la postura que afirma que la inventaron los cubanos para acompañar bellamente esta canción. Un método que muchos otros autores han utilizado (“aserejé”, “sansarabanda”, etc.). Ahora bien, Nietzsche se pregunta si las palabras o “el lenguaje es la expresión adecuada para todas las realidades”. Desde este punto de vista, hice una investigación para develar las distintas realidades en torno a este misterioso concepto. Les pregunté a una serie de personas, que no conocían la canción ni las anteriores definiciones expuestas, a qué les remitía Sarandonga. Las respuestas fueron: “obscenidad”, “algo cachondo”, “poronga”, “movimiento”, “mondongo”, “movimiento caliente que va de un lado a otro, como un péndulo dado vuelta”. Si ustedes se fijan con detenimiento, al finalizar el video, el protagonista mira penetrantemente la cámara e increpa a su esposa: “¿qué estás haciendo?”, le dice. El video se corta, pero si eso no hubiera sucedido y según las interpretaciones anteriores, el ministro hubiera seguido la frase de la siguiente manera: ¿qué estás haciendo? ¿me estás filmando? ¿ah si? ¿ah sii? (y sacudiéndola de un lado a otro como un péndulo dado vuelta y agarrándola con la mano) vení, ¿por qué no te acercas y me filmas esta sarandonga?”. Otra vez sexo y violencia.

28175631_1970345466313661_1335652779_n

Las palabras claves

“Chuchibili chuchibili”, “cómo me gusta, cabrón”, “mañana es domingo” (hoy es sábado a la noche), “sabroso”, “ay, qué rica”, “mírala cómo gozo”, “para que pruebes mi sarandonga”, “yo no como más judías”, “cuchibili cuchibili”. Si ustedes se fijan, en esos 32 segundos de video, la única palabra que no se entiende es la del comienzo y la del final: “cuchibili cuchibili”. Tranquilamente puede ser una palabra encriptada. En la película “Código Enigma”, el británico y matemático Allan Turing (Cumberbatch) tiene que descifrar, en plena Segunda Guerra Mundial, las palabras que salen de la máquina Enigma, artefacto construido por los nazis para que los Aliados no descubran  qué puntos del planeta iban a bombardear. Finalmente, Turing construye una computadora que, a partir de palabras que se repetían, es decir, de un patrón común en las distintas comunicaciones, puede descifrar la totalidad de los mensajes emitidos por los nazis. Me imagino que “cuchibiri cuchibiri” es una palabra que solo Sandra puede entender cuando Tierno la canta y, según las palabras claves  señaladas al comienzo del párrafo, utilizando el mismo método que en Código Enigma, Tierno le estaría diciendo, a través del término encriptado, las cosas que van a hacer en el hotel cuando caiga el sol. En este contexto, el significado de “cuchibiri cuchibiri” me remite a “120 días de Sodoma”, de Pier Paolo Pasolini. Otra vez sexo, violencia y muerte.

Secador de pelos

Puse en Google sexo y muerte y lo primero que me apareció fue la noticia de “10 impactantes muertes producidas durante relaciones sexuales”, del portal viralposme.com. Uno de los 10 relatos dice, resumidamente, lo siguiente:

“Toby Robert Taylor y su esposa, Kirsten J. Taylor, vivían en una casa móvil en Lower Windsor Township. El 3 de enero de 2008, Toby llamó al 911 y dijo que su esposa estaba inconsciente tras electrocutarse con un secador de pelo. Cuando la policía llegó, encontraron a Toby en el teléfono e intentando reanimar a su esposa, que estaba vestida pero descalza. El personal de emergencia asistió a Kirsten, pero no pudieron reanimarla. Al ser interrogado, Toby contó la historia de que su esposa había vuelto a casa desde el trabajo, se había duchado y se estaba secando el pelo, cuando todo sucedió. La policía no creyó la historia de Toby y lo investigaron. Fue entonces cuando se descubrió la verdadera historia: Toby admitió que él y su esposa estaban en un acto sexual extraño. Él solía conectar los pezones de Kirsten con clips, enchufado a corriente eléctrica. Pero, ese día en particular, después de una de las descargas, ella cayó sobre su rostro y perdió el conocimiento”.

Me imagino a Sandra y a Tierno en el hotel, en su primer día de luna de miel. La noche está cerrada por completo. Tierno está sentado en la cama, esperando el momento, sus ojos titilan. Sandra sale del baño, está rapada a los costados de la cabeza, y una trenza larga y tirante se desprende del centro. Está vestida de neonazi, lleva un símbolo en su frente,  y porta en su mano derecha un secador de pelos que dice “Sarandonga”. Tierno la ve venir, ella camina firme, él se achica un poco de hombros pero rápidamente los vuelve a extender. Tiene los senos descubiertos. (Me imagino este momento como algo que vuelve, como “el retorno del deseo”). Están frente a frente. Ella enciende el secador de pelos. Él extiende todavía más los hombros e inclina su cabeza para atrás. Saca pecho.

Según el “Estadio del espejo” de Lacan, uno se reconoce como Uno en la imagen del espejo, y para reconocerse necesita de un Otro, es decir necesita del discurso y del deseo de un Otro que le diga “este sos vos”. El Otro, en este caso, vendría a ser la ex esposa de Tierno, depositada o encarnada en la totalidad de las mamas del ministro.

 Sandra coloca el secador de pelos en el centro del seno del ministro mientras este exclama una y otra vez: “¡YO SOY TIERNOO!”, “YO SOY TIERNOO”, “YO SOY TIERNOO”. Y de esta manera reafirma su identidad.

Siguiendo estos conceptos, Lacan dice que el orgasmo es “la cúspide de una situación angustiante” y que es “de todas las angustias, la única realmente completa”. Me imagino a Tierno después de acabar, sus rodillas cubiertas de semen, pringadas, llorando desconsolado en posición fetal, y a Sandra fumando un cigarro, con la trenza desarmada, sentada en un sillón de terciopelo, mientras echa humo y lo mira desdeñosamente.

tierno llora ducha

Incesto

Un día Tierno cometió el error garrafal de dejar ingresar al joven católico a su casa. El joven (un absoluto desconocido que aparentemente también sufre de esquizofrenia) precisaba concretar una entrevista mínima para un medio marginal. La entrevista fue aburrida y duró aproximadamente 10 minutos, pero el off the record se extendió dos horas y el joven la pasó de maravilla. Le contó sobre mafias y lobbys varios (uno de ellos el “lobby de bebidas energizantes que orquestó el golpe del 2008”), le desplegó su reportorio intelectual, donde Antonio Gramnsci ocupaba un rol fundamental con los conceptos de Hegemonía y Consenso (el razonamiento era algo así: “todos se ponen de acuerdo para pegarme”), le contó sobre sus viajes eróticos a Cuba y hasta incluso le mostró un cuadro del Che. El joven, conmovido y acostumbrado a estar siempre con los más débiles, tenía ganas de abrazarlo pero, en vez de eso, decidió preguntarle por los sucesos de su destitución, cuando la “gente” marchó a su casa con palos y huevos. Fue ahí cuando su cara se transformó, su expresión facial era una mezcla de bronca y odio con goce, un goce hardcore. Le cuenta que los sediciosos estaban afuera, con cánticos obscenos, golpeando bombos y sedientos de sangre. A él eso parecía no disgustarle. Entonces siguió con su relato: me tiraban huevos y yo estaba acá con mi familia (dice y las venas se le empezaban a hinchar en la frente). Tiré la mesa y la utilicé como barricada para cuando entren los sediciosos. Desde ahí, apostado, estaba esperando  con una escopeta cargada entre mis manos (el nivel de excitación de aquel momento llegó a intimidar al joven). Como tenía pocos cartuchos, me puse a pensar cuántos iba a dejar entrar para que se amontonen y que varios reciban los perdigones de un primer saque.

El ministro estaba excitadísimo y lo miraba fijamente al joven, el joven no le corría la miraba. Fue cuando ingreso una persona de sexo femenino, en el momento de mayor excitación. Entonces tenía el arma preparada –pero interrumpe- y esta, Joven Católico -le dice-, es mi señora mujer (y extiende los brazos y la atrapa y casi la sienta en su falda). Pero ocurrió lo inesperado: no era su mujer. “Papá, soy tu hija”, le dice. El ministro levanta la cabeza, la mira y responde: “ah, sí, bueno…”.

Los simpsoms, seguramente la familia más popular del mundo, llegaron a adoptar un lenguaje en el cual diversas generaciones se sienten identificadas. Por eso, se pueden dar el lujo de ciertas cosas. Dice Juan Terranova: “Muy rápidamente la fascinación combinatoria choca contra el incesto y lo incorpora. A la pedofilia que implicaría la relación sexual entre un adulto y Bart o Lisa se suma el tabú clásico del incesto cuando son los integrantes del núcleo de familiar los que empiezan a coger entre ellos. Homer con Lisa, Marge con Bart, y desde luego, Bart con Lisa, para terminar en un gangbang familiar. (Y no, Maggie tampoco queda exceptuada.)”.

Posteriormente, aparece en la sala de estar su mayordomo/criado, un morocho con el pelo teñido de violeta. Esto al Joven le recuerda Teorema, película de Pier Paolo Pasolini: un hombre llega a una familia italiana acomodada y, con su atractivo físico y carisma, empieza a seducir a cada uno de los integrantes. Mantiene penetrantes relaciones carnales primero con el hijo, luego con la hija, después con la madre y por último con el padre. El hombre desaparece un buen día y la familia se vuelve loca, ya no sabe qué hacer con su existencia.

Mientras Tierno seguía contando los sucesos del 2008, el mayordomo servía agua en dos vasos, el Joven se preguntaba qué le pasaría a esta familia si este hombre se va por aquella puerta y no vuelve.

tierno familia blurred.jpg

Respuesta del ministro:

“No, bueno, fue un error de mi esposa, una situación que no tengo ningún problema. No, no soy muy buen bailarín. Algo que la vida te enseña es a admitir tus defectos. Mi esposa es una gran bailarina. Y en ese momento de disfrute personal (que no fue nada incorrecto en ese sentido), fue puesto en las redes sociales. Que yo tampoco me ocupo mucho ni las miro. Me gusta más la realidad directa y objetiva. Pero entiendo que no da para más. Todos tenemos una vida privada e íntima con uno u otro sentido de la felicidad… Pero algunos dicen que yo no me río, ni bailo ni hago nada. Yo me río y bailo, no ficticiamente, sino cuando tengo deseos auténticamente de reírme y de bailar”.

“Internet logró que la pornografía aburra”, dice Juan Terranova en “La otra pornografía”. Los viejos paradigmas del erotismo, acelerados por la Web, según esta hipótesis, están llegando a su fin, ¿se viene una sexualidad al servicio de la muerte? Es decir, ¿qué otra variación de la sexualidad no se ha abordado con profundidad que no sea una excitación por la desaparición misma, por dejar de existir? De hecho, el orgasmo ya fue señalado como una “pequeña muerte”. En este punto, más material pornográfico de Juan Carlos Tierno sería una brisa de aire fresco para la Web. Por suerte, ya anticipó que “es una situación que no tengo ningún problema”, así que se esperan nuevas actuaciones.

Y en ese momento de disfrute personal (que no fue nada incorrecto en ese sentido), fue puesto en las redes sociales. Que yo tampoco me ocupo mucho ni las miro. Me gusta más la realidad directa y objetiva. Pero entiendo que no da para más. Todos tenemos una vida privada e íntima con uno u otro sentido de la felicidad: Me gusta mucho que el ministro se encuentre en un momento de “disfrute personal”, se lo nota cabalgando por las altas cumbres del goce, será por eso que es peronista (leer a Daniel Santoro). Y no, ministro, no fue nada incorrecto, para nada. Estamos de acuerdo en absolutamente todas las variantes del “disfrute personal”, incluso si aquello implica perjudicar a terceros. Lo que no estamos de acuerdo, señor ministro, es sobre la apreciación que hace con respecto a las redes sociales y a la supuesta “realidad directa y objetiva”.

A partir del concepto lacaniano de “la fantasía como mentira constitutiva”, el filosofo Slavoj Zizek hace un desarrollo sobre las redes sociales o, como él las llama, “identidades escénicas”. Se pregunta “cómo puede haber más verdad en la máscara que uno adopta que en el yo real e interior”. Por ejemplo, uno en la vida “real” puede ser un “macho poderoso” y mostrarse en las redes como una tranquila mariposa que baila. Sería sencillo decir “oh, en realidad soy un macho poderoso pero imagino ser una mariposa bailarina”. Entonces Zizek se pregunta “¿y si fuese lo contrario, y si debido a la presión social lo reprimo y mi verdadera máscara es mi yo auténtico?”. De esta manera, dice, “la verdad sale al exterior disfrazada de ficción”. Y finaliza: “nuestra verdad íntima es la mentira que construimos para ser capaces de vivir con la miseria de nuestras vidas”. Entonces, señor ministro, la realidad de la que usted habla no es tan directa y objetiva, ya que puede ser, auténticamente, una tranquila mariposa que baila.

Algunos dicen que yo no me río, ni bailo ni hago nada. Yo me río y bailo, no ficticiamente, sino cuando tengo deseos auténticamente de reírme y de bailar: El ministro habla de “auténticos deseos”, cuánta carga libidinosa se desprende de esa frase. Juan Terranova dice “sin represión el acto sexual se vacía. La ilusión de proximidad se vuelve un chirle”. Esto el ministro lo entendió a la perfección, y mientras nosotros creemos que vivimos una viva gozando plenamente, sin reprimirnos, el tipo aguanta para que el deseo se acumule y el goce sea obsceno y supremo. Además, sexo es todo dijo Foucault en La historia de la sexualidad,  queremos saber todo del sexo y el sexo conoce todo de nosotros. Conociendo nuestros gustos sexuales conocemos nuestras subjetividades: sabemos quiénes somos.

Monstruo o humano: el video como herramienta política

¿Alguien se preguntó de dónde salió el video? Los mal pensados dirán que fue filtrado intencionalmente, ¿acaso para humanizar al ministro? Si se lo quiere humanizar, ¿cómo era percibido? ¿Como un no-humano? ¿Cómo un monstruo? He aquí un concepto interesante. Según Wikipedia, es un “concepto muy amplio que se aplica a cualquier ser que presente características negativas, como a seres que inspiran miedo y repugnancia”. Pero hay una cantidad enorme de personas que inspiran esto y no por ello son monstruos, o dejan de ser hombres. En un ensayo de revista Paco, nuevamente de Terranova, titulado “Monstruos”, se señala como característica fundamental la incapacidad de amar. Dice que Hollywood conoce el truco y lo utiliza con eficacia. “De pronto el resignado se entusiasma, el malo tiene un gesto noble y el monstruo exhibe amor”. Luego, sigue el artículo, “esa incursión en territorio prohibido le costará la existencia. Parece regla: monstruo que ama es destruido”. Desde este lugar, le recomendaríamos al ministro que piense mejor antes de quererse humanizar, porque puede correr ese riesgo. Igualmente, en el video no exhibe amor, solamente lujuria y pornografía, con lo que, políticamente, solo consolida su núcleo duro de seguidores de obscenos violentos. Ahora bien, si quisiera correr el riesgo para ampliar su base electoral, en vez de mostrar un video vacacionando en tetas, le diríamos que se filme, por ejemplo, con un delantal de cocina sirviendo leche y galletas horneadas por él mismo a chicos carenciados, mientras su sirviente/cocinero reposa sobre una mesada y las damas se deleitan a la distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s