¿Drogas? ¿Para qué?

Por Matías Gómez.

A propósito de los eternos detractores.

1.

Contra todos los pronósticos en la Provincia de La Pampa se habla de cannabis abiertamente. Se hacen jornadas de información abiertas, gratuitas y todo. ¿Quién diría? Parece una locura que esa planta, que mete en cana cada vez a más individuos distintos, tenga la capacidad de convocar a cientos de personas: jóvenes, niños, adultos y ancianos por igual. Consumidores regulares algunos, otros completamente ajenos que por una tangente de esas impredecibles ahora estan muy interesados en conocer mejor la planta de marihuana. Capaz esos abuelos les dijeron a sus hijos, que están sentados a su lado, que no la fumen de chicos porque los iba a dejar estúpidos. Les quema las neuronas. Terminas fumando paco o aspirando cocaína. La semana anterior habían visto Trainspotting o Requiem para un sueño y la paranoia solamente subía. “No tomes drogas” decía la abuela mientras se mandaba un Valium para dormir. “Además, las drogas son para perdedores” decía el abuelo y se empinaba el vaso de whisky importado.

2.

En 1930, en Estados Unidos, un tipo de 38 años veía cercano el cierre de la oficina en la que trabajaba. Como cualquier ciudadano en esos momentos si había algo que no quería era quedarse sin laburo. “La marihuana es consumida por músicos. Pero no estoy hablando de los buenos músicos, sino de esos que tocan jazz…” decía Harry Anslinger cuando la ley seca llegaba a su fin y necesitaba consolidar un nuevo enemigo. Asociando al cannabis a los negros y los mexicanos mataba dos pájaros de un tiro. Tenes una droga peligrosa nueva que te da a quien perseguir y de casualidad esos que perseguís son negros y mexicanos. Retiran la marihuana de todas las farmacias y la pasan a la lista de sustancias controladas. “Te fumas un porro y es muy posible que mates a tu hermano”.

harry anslinger.jpg

“Si el monstruo de Frankenstein se encontrara con el monstruo de la marihuana moriria de miedo.”

-Harry J. Anslinger.

 

 

 

3.

En Santa Rosa se llevó a cabo el 5 de Agosto la segunda jornada sobre cannabis medicinal. Daniel Olivetto y Ayelén Vitale expusieron algunas de las conclusiones obtenidas en un trabajo de investigación que fue presentado en este año en un congreso de cannabis en La plata. Contra lo que se publicita como el epicentro del movimiento de cannabis medicinal en La Pampa, no es la epilepsia refractaria lo que más convoca al uso del cannabis medicinal. Sino que, como quizás refleja la audiencia en la jornada, el Parkinson, el cáncer y el alivio de dolor son las razones por las que más se consume cannabis como medicina. Si bien la epilepsia refractaria fue fundamental a la hora de la la consolidación mediática del uso de marihuana como medicina, en La Pampa solo el 4% de los usuarios de cannabis medicinal padecen de esta enfermedad.

4.

Del diccionario de la Real Academia:

*Droga: sustancia mineral, vegetal o animal, que se emplea en la medicina, en la industria o en las bellas artes.

*Droga dura: droga que es fuertemente adictiva, como la heroína y la cocaína.

Jugar con las definiciones es un truco trillado, pero todas las benzodiacepinas (los ansiolíticos) son frecuentemente usadas para tratar problemas, musculares, psicológicos, digestivos, etc. Son altamente adictivos, tienen muchas contraindicaciones y son legales bajo receta. Ahora, la marihuana no es inocua. Pero los problemas que puede causar pueden causar pueden ser fácilmente evitados. Si uno es propenso a tener ataques de ansiedad intensos es mejor abstenerse. También, si uno es propenso a comer mucho es mejor ponerle un candado a la heladera. Ninguna sustancia es totalmente inofensiva pero el problema que el cannabis plantea -a los grandes actores en la discusión- es que deja afuera a todo el circuito comercial. Si todos los enfermos tienen una planta y aprenden a extraer lo que les sirve de ella no hay necesidad de ir a comprar pastillas caras para tratamientos que duran hasta que la muerte no te deja ir a la farmacia.

5.

En 1955 hubo un golpe de estado que durante su transcurso reformuló la ley de drogas acorde a una convención de ONU del ‘61. Internación de adictos y solo se perseguiría a personas que tuvieran en su posesión una cantidad superior a la estipulada para consumo personal. En 1974 con López Rega moviendo hilos, al borde de otra dictadura, esta ley es cambiada por la que todavía está vigente hoy con la excusa de que la anterior era producto de un gobierno no electo por el pueblo. La ley que tenemos hoy persigue y mete presos a cultivadores, vendedores de poca monta y usuarios que se fuman un porro en la calle mientras que los verdaderos narcotraficantes, los que venden en grandes cantidades e importan el infame paraguayo se relajan en su barrio cerrado en el conurbano bonaerense.

marihuana-cielo.jpg

6.

La ley de cannabis medicinal parece prometedora, de esto habló Luis Osler en la 2° Jornada sobre el Cannabis Medicinal en Santa Rosa. Esta ley, bien reglamentada, puede ser un gran avance a la hora de ver la situación de la marihuana y su legalidad. Todos los sanos ilegales podrían ir presos si la medicación que se quiere importar no les sirve y decidieran plantar su medicina en el patio de su casa. La reglamentación es el punto clave en la discusión. La ley existe y bien reglamentada promete mucho. Mal reglamentada, o reglamentada conservadoramente solo pueden tratarse las personas que necesiten el aceite de Charlotte –entre un 5 o un 10% de las personas que se tratan con cannabis padecen esta enfermedad-. Un aceite producto de una cepa de Cannabis lograda específicamente para una niña con epilepsia refractaria en EEUU.

7.

Entonces, ¿qué se hace con todo esto? En general, el universo semántico que rodea a la marihuana está altamente contaminado por falsos estudios. Personajes famosos que en medios de comunicación le hacen mala publicidad sin saber de qué hablan y otros diversos ignorantes en oficinas del Estado. La guerra publicitaria contra el cannabis está cercana al siglo de lucha. Todo lo que se sabía antes del hito que Harry Anslinger consigue en EEUU fue quemado y cambiado por películas, folletería y frases hechas basadas en mitos. ¿Qué mejor forma de inflar estadísticas de las policías del mundo que deteniendo a gente que fuma un porro en la calle? Si el aloe vera pudiera competir -en paliativos y en pegue- con los ansiolíticos también sería ilegal. No hay que quedarse con que la legalización es solo para medicina, ya que el uso recreativo es tan significativo como el medicinal y muchas veces son indistinguibles uno del otro. Tampoco hay que quedarse con la idea de que es una forma de derrocar a las multinacionales farmacéuticas. Jornadas como la que se dio en Santa Rosa son ejemplos de que algo que falla es la información. Muchos curiosos van a jornadas o investigan, muchos otros curiosos ni se animan a curiosear por el estigma que la figura tan icónica de la chala verde acarrea.

 

8.

La Organización Mundial de la Salud definió el concepto de salud de esta manera: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Esta definición permanece intacta desde 1948 y es una de las anclas que muchos defensores del cannabis sostienen como centro de la imposibilidad de limitarlo al consumo medicinal solamente. Si un tipo se toma un vaso de vino a la noche “hace bien al corazón”, si un tipo se toma 10 litros de vino a la noche posiblemente tenga resaca al día siguiente, y si lo hace todos los días se muere de cirrosis. El vasito de vino era solo para aliviar la tensión del día, si se toma uno cada noche después de trabajar es “terapéutico”. Si el mismo tipo se fuma un porro a la noche después de trabajar es “terapéutico”, si se fuma 10 porros: se queda dormido. Si se fuma diez porros todas las noches se va a dormir temprano todos los días y seguramente se quede sin marihuana rápido. No es inofensiva, claro, pero tiene menos contraindicaciones y efectos secundarios que el paracetamol, que la penicilina, que cualquier “benzo” o cualquier droga de farmacia sintetizada emulando los efectos del opio. El debate hoy es por la reglamentación de la ley recientemente aprobada. Una ley que debería ir contra el comercio ilícito e intentar detener la constante criminalización de usuarios de cannabis, ya sean “recreativos” o “medicinales”.

9.

Como último detalle de la discusión acerca de la aceptación del cannabis en la sociedad está la cuestión de la prohibición, la legalización y los efectos de estos dos fenómenos. El ejemplo más claro viene de la biblia: “Adán, no te comas esa manzana”. Adán va derecho a masticar la fruta prohibida. En los Simpson hay otro apto para todo público, la ley seca cae a Springfield y Homero de inmediato se pone una fábrica de bebidas en su sótano. El solo hecho de prohibir tienta. En Canadá, en muchos estados de EEUU, en Portugal, en Holanda, etcétera, etcétera hay ejemplos de que el consumo no escala, sino que se mantiene o baja antes de estabilizarse. La prohibición implica que acceder a algo es rebeldía. Fleco dice que no fuma porque no le importa estar “en onda” con los narcos y en el camino quedarse sin neuronas. Lo que fleco no entendía es que su guión estaba escrito desde la desinformación. Fleco repitió lo que le decían los abuelos, la policía y los políticos. Después de la prohibición no está el libertinaje, los fumones son los mismos de siempre. Taclear el comercio ilícito de la sustancia se convierte en la clave. Fleco terminaba diciendo: “¿Drogas? ¿Para qué?” Para lo que quieras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s