XX: Terror feminista

Por José Tévez

XX (2017) se presenta como una antología de terror en donde cada relato tiene la particularidad de abordar “temáticas tradicionales desde el punto de vista femenino”, así aparece en el abstrac de Netflix. La serie de cortometrajes son dirigidas por cuatro mujeres: Roxanne Benjamin, Jovanka Vuckovic, Annie Clark (mejor conocida como St. Vincent, guitarrista y cantante yanqui) y Karyn Kusama. La productora independiente XYZ Films, viene hace algunos años dando el “visto bueno” a producciones realizadas por mujeres. Sin embargo, como dice Tood Brown, director de programación de la empresa: “casi siempre hay que apretar más de lo normal para que la gente de luz verde a las películas dirigidas por mujeres”. ¿Prejuicios? Este mismo sello ya produjo “The raid” (La invitación) el thriller psicológico de terror de la estadounidense Karyn Kusama, quien  fue premiada en 2015 en el 48 festival de Sitges, como mejor película.

Se estreno en el festival de cine de Sundance en enero de 2017, a poco de asumir a Donald Trump en Estados Unidos. XX se produce, además, en un contexto en donde el Ficción pulp feminista viene conquistando con éxito el streaming de Netflix. Lo experimenta Jenji Kohan (directora de Orange Is The New black y Glow) con esa ruptura de estereotipos y roles tradicionales: yonkies en cárceles femeninas  y protagonistas de lucha libre. En XX tenemos cuatro historias de terror producidas y protagonizadas por mujeres con temáticas poco novedosas para perspectivas nuevas.

Los relatos de XX son claramente de terror: hay muertes, fuerzas oscuras, bestias y extrañezas. Entonces, ¿Cuáles serian  esos rasgos particulares que la distinguen? Veamos. El misterio, lo siniestro y desconocido es la atmósfera que envuelve a “La caja” (The box), el primero de los relatos dirigido por Vuckovic. ¿El lugar del conflicto? La víspera de la navidad en el seno del hogar de un matrimonio  joven.  Un señor desconocido le muestra una caja de regalo al pequeño Danny, y la sorpresa le saco el hambre para siempre. Durante la cena el niño no come y el padre lo reta. El rol de la madre en la mesa familiar se convierte de repente en una maternidad insoportablemente flexible, con menos presiones sobre sus hijos;  y hasta desinteresada, pero que engendran en medio de la rareza y los días que pasan el canibalismo familiar: “¿cómo puedes comer mientras nuestros hijos no comen? ¿Te estás tomando algo en serio?”, le dice el padre a la madre, quien termina llena de culpas y muchas ganas de comer.

St. Vincent. Plantea un corto que transcurre en la fiesta de cumpleaños de una hija adoptiva: “The Birthday Party”. Una esposa encerrada en el hogar tiene la ocupación matinal de esconder el cadáver en un oso panda de  un marido ausente para evitarle el futuro trauma a su hija en el día en que los niños son felices. ¿Deciden ambas mujeres empoderarse de viejos roles adquiridos en una navidad o en una fiesta de cumpleaños? En el psicodrama paranormal de Kusama: “Her Only Living Son”. Vemos a una madre soltera y sobreprotectora que tiene que lidiar con la rebeldía oscura de su único hijo. El exorcismo de Andy es la posibilidad de alegarlo de su padre, quien bien podría ser el mismísimo diablo, y que quiere conocer.

cumple.jpg

La temática autorreferencial se desplaza en “Dont Fall”: una historia alejada del hogar y de la familia. Roxanne Benjamin, retoma la acción, un lugar desconocido. ¿Protagonistas? un grupo de amigos descuartizados por una especie de “The she Wolf”, en un fin de semana de dispersión. Este relato funciona autónomamente y lleno de lugares comunes: el fumador de marihuana muere primero como lo haría la primera chica que tiene sexo en una escena de viernes 13.

¿Alcanza con invertir roles y estereotipos de género para hacer feminista al terror? En “The Box”, Robert muere al igual que sus hijos y en “The Birthday Party”, un marido ya había muerto, y poco importaba. Las historias no son progres por ese detalle.  Al final todos mueren como en “Dont Fall”. La exposición de las temáticas (viejas pero reales) que involucran a las protagonistas, sobrevuelan los relatos: en donde la maternidad, las relaciones familiares o el hogar –siempre neutro- , son la punta del iceberg o la excusa,  para convertir a los relatos en una verdadera pesadilla. En cuanto a temas que no haya abordado el género no hay nada nuevo, como dicen las directoras, se trata de “una perspectiva distinta”.  En donde cuestiones como las ocupaciones familiares, abordadas desde el terror, nos hablan de que también los roles maternos tradicionales suelen conducir a lidiar con ciertas culpas y ansiedades. Terror.

Un comentario en “XX: Terror feminista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s