¿Quién es Bojack Horseman?

Por José Tévez

Un éxito televisivo en la década del ’90 tuvo como protagonista a un hombre con cabeza de caballo o un caballo con cuerpo de hombre. “Bojack Horseman” es una serie de televisión norteamericana creada por Raphael Bob- Waksberg, y es producida originalmente por Netflix. Actualmente está compuesta por tres temporadas y se espera el estreno de la cuarta para este 2017. Particularmente, es un tesoro escondido que aparece en un catálogo conquistado por zombies, políticos cínicos, estrellas del narcotráfico, mujeres en cárceles o personas comunes convertidas en héroes. Netflix no puede saber lo que a los usuarios nos gusta aunque puede saber lo que ya nos gusto en el pasado, o través de un algoritmo nos recomienda algo que nos puede interesar. Con esa información obtenida del Big data puede darnos de comer como a los chanchos cualquier contenido aburrido o revivir épocas con dosis de nostalgia. Muchos amigos me han dicho que habían visto al caballo colgado en la plataforma, que llamaba la atención la imagen de un caballo humanoide con un cigarrillo en la boca, con la mirada excéntrica y acosado por maquilladores como si fuera una estrella. Sin embargo, eso no alcanzaba para hacer click. Bojack Horseman es el existencialista que muchos estábamos esperando: un poco de cinismo e inmoralidad en la era de la corrección política, discursos de autoayuda y aburrimiento frente a lo mismo.

bojack 5.jpg

Ahí aparece Bojack Horseman, con un discurso incómodo y sarcástico sobre la realidad actual que podría confundir a despistados de obsceno y hasta de banalizar ciertos temas. Sin embargo, sucede lo contrario: por un lado rompe a fuerza de martillo muchos prejuicios establecidos y consensuados en la sociedad. Y por otro, el cinismo de Bojack hace que termines riéndote de lo miserable que es cuando escupe todo tipo de comentarios hirientes sobre los demás y sobre él mismo. Si bien parece una sátira parodiando al Star System, es un relato duro en el cual los seres humanos nunca aprendemos nada de la vida y no podemos explicar el por qué del sufrimiento y la insatisfacción.

La serie nos muestra crudamente como son representados muchos temas actuales en los medios de comunicación. En un episodio Bojack es noticia en los medios nacionales por quitarle una caja de muffins a Neal Mc Beal, un ex oficial de la marina de Estados Unidos, y la opinión pública lo hostiga por insultar a un héroe del país. Bojack quiere aclarar por televisión pero agobiado por el absurdo de la noticia, termina diciendo: “muchos soldados son idiotas, como la mayoría de la gente. Que darle un arma a un idiota y permitirle matar gente no lo convierte en héroe”. Un escándalo farandulero termina siendo más importante que el tratamiento de una reforma del sistema educativo. ¿Hace falta prender el televisor y ver a periodistas mas indignados por las correcciones políticas que por las estadísticas de la pobreza o la falta de empleo? En otro episodio donde una cantante pop, por error de una encargada en redes sociales, publica que iba a realizarse un aborto, entonces se pone muy nerviosa y la echa. La repercusión en las redes fue positiva y sirvió para que muchas mujeres se animen a abortar. Entonces, la cantante lanzó un video clip titulado “Mata el feto”. Problemáticas reales y existentes son banalizadas en la industria del espectáculo, pero que en definitiva un Trending Topic sirvió para exponer la cuestión; aunque no deja de ser una utilización bizarra.

El recurrente pasado.

La serie muestra la historia animada de un caballo millonario y solitario que vive en una mansión en Los Angeles. Un caballo relacionado con la vitalidad, la fuerza, la victoria, el sexo; y todo el menú egocéntrico que identifica a los seres humanos. Bojack supo conocer el éxito hollywoodense en épocas de sweatter a cuadros y series costumbristas familiares; pero su vida profesional quedó estancada en ese pasado y es atormentado por una naturaleza autodestructiva. El dolor que provoca la insignificancia de la vida actual es anestesiado con grandes dosis de alcohol en sangre para intentar negar la realidad, porque lo que no soporta un cuerpo de 400kg es ese sin sentido de la vida, que a veces es olvidado en un mundo del rendimiento: la sobreinformación y la flexibilidad de nuestras vidas. Bojack Horseman, esta aferrado al recuerdo de ese pasado añorado que justifica el vacío del presente: aquel personaje de “Retozando”, la comedia familiar ochentosa que supo hacer reír a un público cautivado por el amor de un caballo que adoptaba a tres niños huérfanos, en la cual creyó haber encontrado las claves para ser feliz. ¿Por qué la vida no es como en la televisión, en donde los grandes problemas se revuelven en 20 minutos? Se pregunta Bojack, mientras se lo ve hundirse inmóvil en una pileta frente a un público desinteresado que lo único que pretende es divertirse, entretenerse y llenar el vacío.

“Retozando”, además de ser su único éxito en el mundo del espectáculo, representa todo aquello que no logra satisfacer en la vida real: el calor de una familia, padres consejeros y comprensivos, y sobre todo el amor del público. Por eso cada vez que se siente triste hay un episodio que le recuerda de qué se trata la vida, antes de caer desplomado totalmente borracho. La única posibilidad de aliviar la profunda depresión es escapar al pasado, como si no pudiera reconocerse en el presente; porque cuando se mira a través de ese espejo de agua que lo sumerge para abajo lo único real que encuentra es la calvicie agazapada, una barriga cuarentona, indumentaria de los 90’ y la infelicidad de un actor fracasado.

Crítica y arte

La serie se distingue de otras caricaturas críticas de la sociedad y la cultura americana, como South Park o los Simpsons, por nombrar dos de las más populares. En primer lugar porque no es una crítica explícita a las instituciones del sistema o a sus valores; tampoco se dirige a esa clase media siempre engañada por el “The American dream”. En Bojack Horseman alcanza con imaginar una sociedad aparentemente igualitaria donde los personajes ejercen libremente su sexualidad, casi sin conflictos sociales, en donde el altruismo, el egoísmo y la indiferencia de las estrellas operan como valor de cambio. La comedia suele meter el dedo en la llaga y profundizar sobre temáticas contemporáneas Aborda los temas con el envés del decorado, insistiendo en dar golpes duros. En segundo lugar, porque representa una sociedad quizás posmoderna de una forma muy creativa: nos habla de ese capitalismo cultural americano de las corporaciones, bancos y la industria del entretenimiento: Un mundo adaptado a la ideología del capitalismo de Hollywood: una sociedad igualitaria en donde animales y seres humanos tienen las mismas oportunidades en tanto cumplan su función en esa realidad dopada de auto exigencias y explotación.

bojack caudro3.jpg

Bojack vive en una mansión muchas veces rodeado de personas que no conoce, música electrónica y arte pop. Las referencias al Pop art es un elemento que aparece en la serie y eso lo hace especial. Lisa Hanawalt- caricaturista – elije decorar el mundo de Bojack con imágenes que remiten a las obras de Andy Wharhol y que están muy presentes en la serie: trípticos de colores en todas las paredes de la mansión son un atractivo que pueden reconocerse claramente. Podemos mencionar la imagen “Andre the Gigant Has a Posse(1989) del reconocido artista callejero Shepard Fairey, que con imágenes sencillas y colores impactantes, revolucionó el arte de los murales, que recorrieron las calles en forma de protesta a las injusticias del mundo y a las campañas comerciales y políticas; bajo el lema: “Haz el arte y no la guerra”. Un giño al arte clásico como la pintura de “Ophelia”, de John Millais, que representa a “Ophelia” cantando mientras se ahoga en el rio, un personaje de William Shakespeare en Hamlet. Imagen que aparece en la habitación de Sara Lynn.

“La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo” (1991), de Damien Hirst es una genialidad, un tiburón en una pecera. En la serie aparece con el mismo sentido: un animal encerrado en un mundo de animales con libertades. El humor negro es característico de la serie. Finalmente, podríamos mencionar “Retrato de un artista” (1972) de David Hockney, quizás la imagen más emblemática de Bojack Horseman, representa a un hombre observándose desde afuera de una pileta ahogándose en sus pensamientos. Bojack, siempre se imagina viéndose caer en momentos melancólicos.

bojack caudro4.jpg

Fuente: http://blog.sartle.com/post/124687009035/bojack-horseman-all-the-art-reference

Caballos salvajes

La vida de los personajes es inseparable de la historia del caballo. Bojack vive con Todd: un joven adulto que se mudó a su mansión hace 5 años. Sensible, sin responsabilidades e ideólogo de emprendimientos absurdos, Todd, es la única amistad autentica que soporta a la excentricidad de Horseman, aunque a veces ambos parecen despreciarse. Princess Carolyn, es su exnovia y su manager. Es una gata solitaria que explota su vida en el trabajo: todo el tiempo con el celular en la mano y apurada porque el tiempo es dinero. Sin embargo parece tener una especie de cariño especial por Bojack e intenta resurgirlo cada vez que se hunde. La gata, con el fin de poder regresar a Bojack Horseman al mundo de los famosos, le presenta a Diane Nguyen, una joven escritora que intentará escribir una biografía. Allí surgen una serie de problemas ya que Bojack no quería mostrar lo malo de su vida. Con la ayuda de Diane tiene la oportunidad de mostrarse tal cual es: egocéntrico, fracasado, alcohólico, hedonista desinteresado y traumatizado por una infancia marcada por la violencia, el odio, la falta de amor y el deseo de escapar corriendo en busca de un poco de felicidad. El éxito en las ventas del libro de Bojack le permitió a ambos tener un lugar en el mundo del espectáculo. Aunque sin poder exorcizar de sus vidas a la soledad. Diane, se va a vivir con Mr. Penautbutter, un labrador millonario estrella de Hollywood, que cuando la ve mueve la cola. Bojack lo aborrece mientras que el perro lo adora.

Todos los personajes en Bojack Horseman buscan la manera de ser feliz. Pero no pueden vivir sin el otro. No pueden escapar a esa realidad que los llena de incertidumbres. A Bojack ¿quién sabe lo que le espera? Porque la serie no explota esa idea Hollywoodense en donde en las películas y novelas nos muestran a un personaje que aprende la lección y su vida cambia para siempre. Retozando es una imagen del pasado: sus personajes quedaron en el olvido, fracasados o muertos. Quizás Bojack Horseman, no tenga que correr para adelante como caballo salvaje comprometiéndose con las reglas del caos del espectáculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s