Flores en La Pampa

Por Matías Gómez.

En un departamento santarroseño habitado por un joven adulto perdido en la intrascendencia tres personas debaten un tema que se debate intermitentemente en todo el país -y quizás hasta podría decir el continente, o el mundo-. La legalización de la marihuana. En Argentina es un tema que puede considerarse tabú y complicado de discutir abiertamente en ciertos círculos, ¿por qué? Porque esta entra en la gran bolsa de las drogas. Aunque cuidado, la bolsa no es tan grande, pero si selectiva. ¿Qué criterio se usa para definir que entra y qué no? El prejuicio. En este departamento perdido entre calles con nombres de próceres y figuras emblemáticas estos tres debaten sumidos en un estado de alcoholismo leve y pasando de mano en mano al infame protagonista de la discusión: un porro.

Con ojos pequeños y enrojecidos, voces estridentes se tiran con todo lo que se les ocurre para sustentar sus ideas. Uno de ellos dice que esta jornada que se dará al día siguiente no es progre, que el debate en su totalidad no es progre. Dice que se está debatiendo una idea quedada en el tiempo. Que en un interesante cantidad de países del mundo, menos progres; países con políticas de derecha y de economía de corte neoliberal, el tema ya se trató de una forma u otra. Eso hace click. Es verdad. No es para nada progre debatir la legalidad de la marihuana, tampoco lo es debatir drogas. Hay ejemplos variados y llamativos de bastantes lugares del mundo occidental en que se ha llegado a algún tipo de acuerdo con respecto a las drogas. En EEUU la marihuana es legal -o se está tramitando su legalidad de alguna manera, ya sea medicinal o recreativa, regulada o libre- en 34 de los 50 estados. En Amsterdam, son legales unas cuantas drogas de efectos más intensos que los de la marihuana y no con la excusa de que sean un remedio. En Portugal, desde el 2001 son legales todas las drogas. En Chile es legal para uso medicinal y recreativo. En Uruguay todos pueden plantar en su casa o comprarle al estado ya sea para consumo medicinal o recreativo.

recien-nacidas-cotiledones-abiertos1.jpg

Germinación

Al día siguiente se desarrolla la 1ra Jornada Universitaria sobre el Cannabis Medicinal en Santa Rosa, La Pampa. El evento es declarado, por búsqueda de los organizadores, de interés de distintas instituciones. La Universidad Nacional de La Pampa(UNLPam) -que además presta sus instalaciones-, el Municipio y la Provincia concuerdan en que es una jornada de relevancia, ya que la temática merece ser discutida. Entonces, se debate el uso del cannabis en la ciudad de Santa Rosa, insólito. Se propone el debate pura y exclusivamente desde el punto de vista medicinal. A la totalidad de la jornada, que se desarrolla entre las 9 y pasadas las 18hs atienden mas o menos unas 500 personas.

El prejuicio hubiera apostado a que la concurrencia habría sido mayoría de jóvenes que como dicen las malas lenguas: van a la jornada por el cannabis medicinal, pero en verdad quieren poder drogarse tranquilos. Al contrario, en el Aula Magna de la UNLPam hubo mayoría de gente grande, adultos, adultos mayores. Llevaron niños que correteaban por los pasillos laterales, también había padres jóvenes y niños no tan pequeños. Jóvenes de esos que no aparecen en la televisión, pocos, llegaron tarde, cumplieron con las expectativas. 

Cabe aclarar que mi esfuerzo para ir a esa hora un sábado a la universidad fue sobrehumano y casi no lo logro.

Medical marijuana is shown in a jar at The Joint Cooperative in Seattle

Vegetación

Cuando llegué a la jornada el micrófono pertenecía a Fernanda Alves Macrini, ella padece de esclerosis múltiple y se trata con marihuana. A pesar de su enfermedad, da la charla de pie y se mueve en el escenario constantemente. Cuenta cómo construyó su relación con el uso del cannabis medicinal. Contó cómo al principio accedió a través de narcotráfico, compró prensado paraguayo, y como se dio cuenta que autocultivar es una máxima fundamental al pensar el cannabis como medicina.

La función que la marihuana cumple en el contexto de su enfermedad es apaciguar ciertos síntomas que la medicación tradicional no logra calmar. Funciona como una medicina complementaria al resto de la medicación.

Mientras se mueve activamente y hace énfasis en como el uso del cannabis le ayuda a palear ciertos síntomas que la estarían afectando en ese momento. Nos muestra un vídeo en el que ella sufre contracciones musculares involuntarias y luego se fuma un porro, en la segunda parte del vídeo se la ve hablando de cómo es beneficioso para ella el uso del cannabis ya sin espasmos.

paragua.jpg

La primera vez que le comentan que le podría ser útil accede al cannabis en forma de prensado paraguayo a través de un dealer. Es decir, accede a probar un medicamento “no nocivo”,  de una forma ilegal y que muchos médicos no reconocen como tal. Una vez que se da cuenta que le es de ayuda y decide optar por usarlo regularmente para tratarse se mete de lleno a investigar y llega a la conclusión de que debe convertirse en cannabicultora.

Esto es prácticamente gratis y ella esta en contacto con su medicina en todo el proceso de manufactura. Tiene un costo mucho menor. Sabe que funciona. Y accede a la materia prima.

La otra oradora de la mañana que estuvo en esta linea fue Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva. Esta es una ONG que constituye una red de familias que a partir de necesidad y decisión propia practican la fitoterapia. Son cannabicultoras. La presentación de Valeria complementó a la perfección lo dicho por Fernanda y por Desiree. Desde el lugar de madre tanto como el de fundadora y presidente de una ONG fuertemente involucrada a la causa intentó hacer llegar el mensaje de que como medicina el cannabis es una gran ayuda, que calma algunos síntomas difíciles de tratar.

Uno de los slóganes que Mamá Cultiva blande con fuerza es el de conocer a sus hijos, que hasta antes de probar con cannabis eran desconocidos para sus madres mismas.

Esta parte de la presentación tomó un tono inevitablemente emotivo, la audiencia contuvo lagrimas y también Valeria. Desde testimonios personales y audiovisuales -que abundan- se ve como niños autistas interactúan con personas, animales, su entorno, se muestran más vivos. Se dan a entender como seres conscientes de si mismos en un lugar geoespacial. Con respecto a la epilepsia en los mejores casos las crisis convulsivas se reducen en un 95%, en otros no tanto. Pero si de tener 20 ataques por día se pasa a tener solo uno, la calidad de vida mejora claramente implica que como medicina complementaria de la medicación tradicional el cannabis ayuda.

panama red.jpg

Floración.

Al volver del receso el móvil emotivo de la charla se desvaneció y entraron en acción las partes con datos formalmente duros. Investigadores y científicos de la biología y de la química dedicados a investigar los efectos del cannabis. Hubo criticas dirigidas hacia las autoridades, los medios de comunicación y los profesionales de la medicina, que niegan la validez del uso medicinal del cannabis.

Gaston Barreto, tomo el escenario al final del encuentro, un profesor de la Universidad Nacional de La Plata que hace no mas de un año dedica parte de su tiempo a discutir e investigar sobre cannabis. Impulsado solo por el saber que es una sustancia no nociva como es usualmente pensado y ademas tiene un potencial medicinal grande decide involucrarse. Habla de las elecciones de palabras de los discursos públicos de los lugares de poder. Plantea como el popular “no hay información certera disponible para legalizar” es una elección, elegir ignorar que si hay información disponible y abundante.

14370228_10154634654586520_1815716915439067704_n.jpg

Fumacion

Fernando Sepulveda, es Bioquimico y esta doctorado en Biología molecular y celular. Es fundandor de la Fundación Ciencias para la Cannabis. En el contexto de esta charla el Dr. Zepulveda fue el primero que tomo a la marihuana, y lo que sobre ella se estudia y el enfoque general de sus ideas, también como algo recreacional. Algo que parecía que nadie iba a decir, el uso que para muchos actores que avalaron la jornada es la parte negativa de la causa. El uso recreativo todavía en ese ámbito se sintió como un tabú. La jornada específicamente encaró al uso de la marihuana como algo medicinal, eso es lo que se discutió y se informo a los participantes. Pero este señor fue un paso mas allá en una de las tantas oraciones que dijo en voz alta frente al auditorio. Le dio una pequeña ventilación a esa concepción, reconoció que el uso recreativo existe y lo balanceo con el uso medicinal muy sutilmente.

Entonces, también existe esta otra cara que es por la cual se lo conoce al cannabis principalmente. El condenable uso recreativo, esa parte de una sustancia que nos convierte en zombies y nos hace dejar de lado nuestras responsabilidades. Convierte a una persona cualquiera en drogadicto o falopero al momento en que se fuma un porro. La idea no es quitarle protagonismo tampoco al uso medicinal, pero estas dos caras de la marihuana son tan antiguas como la marihuana misma.

Entonces la causa es tomada como “que el negocio de los medicamentos absorba y convierta al cannabis en otro lacayo”. ¿No seria mas sano contemplar? En última instancia el uso ya esta “regulado” por el narcotráfico y genera dinero, legalizar el uso medicinal seria un poco mantener el status quo con respecto a algo que ya viene creciendo en diferentes lugares del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s